Confirmación atea.

No necesitamos a un Dios para existir y disfrutar de las experiencias que se cruzan en nuestro camino.
Lo triste es tener que depender de un ser inventado (no existen evidencias de su existencia) para darle sentido a nuestra vida, a eso se le llama desplazar nuestro centro hacia algo o alguien que nos haga evadirnos de nuestros actos y consecuencias, y con ello no es de extrañar que, escudandose en esta, proliferen los extremismos religiosos.

Respetad mi ateísmo, pues yo respeto vuestra no creencia en la autosuficiencia mortal.

2 comentarios:

  1. Respeto y autosuficiente son palabras difíciles de comprender por el ser humano. No respetamos todo ni somos completamente autosuficientes ;P

    ResponderEliminar
  2. Desde ese punto de vista te doy la razón.

    Desde el punto de vista de lo que se espera moralmente de la generalidad, el respeto mutuo tanto a religiones como al ateísmo y el sentirse autosuficiente la humanidad como especie (no individualizando); manteniendo un equilibrio sostenible en el medio en el que habita, pues tiene sentido hablar de respeto y autosuficiencia humana, en la que no se requiera desinventar lo científicamente demostrable o por demostrar.

    Entonces no respetamos todo ni somos completamente autosuficientes pero deseamos por el bien de todos conseguir respetarnos los unos a los otros y llegar a un equilibrio en nuestras vidas, tanto sentimental, ocupacional, como social y políticamente y por lo tanto cabe esperar que pese a los engaños y zancadillas que nos ponemos los unos a los otros, dichos engaños y zancadillas vayan decreciendo hasta conseguir el ansiado equilibrio que desde tiempo inmemorial sueña la humanidad.

    ResponderEliminar