Mosca cojonera - Cabrones, anestesiados, ovejas y ¿esperanza?

Apolillado en casa como andaba últimamente, enrollado en una manta frente al ordenador, demacrado y con las ganas justas para navegar y leer a mis semejantes discutiendo, riendo gracias y curiosidades en mi página aglutinadora habitual (http://meneame.net) leí alguna que otra cosa.

Alguien comentando que cada paso que das hacia la utopía es un paso que la utopía se aleja de ti y que por ello la utopía sirve para caminar. Me ha inspirado ésta frase, es el mejor motivo que ahora puedo encontrar para sentir esperanza por simpatizar con mis iguales y no avandonar éste interface biológico.

En uno de tantos "artículos" amarillistas enviados que trata de un video mostrando las miserias de hambruna que las personas sufren en zonas pobres del mundo encuentro un comentario de currahee y otro de JarFil que paso a mostraros y también el comentario que le dejé a JarFil:


currahee:

#1 mientras todo esto ocurre, algunas multinacionales que cotizan en la bolsa en que muchos ciudadanos invierten a través de fondos de inversión, acumulan cantidades ingentes de maíz en espera del auge de los biocombustibles...

JarFil:

#3 #1 Es que somos idiotas hipócritas, o cabrones a secas.
Nosotros financiamos multinacionales desde nuestros sillones, mientras jugamos a la PS3 en una pantalla TFT de 21". Ellos se lanzan a cualquier guerra sin sentido en beneficio de esas mismas multinacionales, mientras se mueren de hambre. Nos da pena lo que les pasa, pero seguimos donde estamos, haciendo lo que hacemos.

Nos gusta sentir compasión, mientras cenamos hasta reventar y tiramos las sobras al perro.

Yo por ejemplo, como no me gusta la hipocresía, soy un cabrón.


jusore:

#13 #3 También podemos tratar de no ser unos cabrones aunque nos tachen de locos o vete tu a saber y votar a alguna alternativa minoritaria como ciudadanos en blanco en las próximas elecciones esperando dar un ínfimo valor a nuestro voto en blanco, o vivir de manifa en manifa soñando con un futuro mejor que nunca llega, o hacernos okupas y quizás tratar de llevar una vida de trueque (si es que se puede, porque todo el suelo se vende y tiene "dueño", por lo que se cierra el circulo legal del alquiler o endeudamiento de por vida o sé un indigente) dónde los que manejan el billete no manejen tu vida o ya puestos montar un movimiento no violento de movilización en el que todos nos uniesemos para sacar del poder a quienes lo controlan (vease politicos, bancos, multinacionales, etc). El problema en ésta última alternativa está en que el pueblo "los oprimidos", de unirse (no lo haremos porque estaremos mejor sentados y asumiendo que somos cabrones), tendrían en su contra a toda la "opinión pública" desinformativa de los medios, a los políticos que los ilegalizarían y cómo no, a las "fuerzas" del estado, que no son moco de pavo y nos "protegerían" a todos. Mira chico, no sé por qué pero me vienen imagenes de la película V de Vendetta pero con cuatro gatos arrestados y el resto disueltos en lugar de una muchedumbre acampada frente a los edificios gubernamentales para instaurar una democrácia directa sin manipulaciones y seguramente será por aquello de que somos unos cabrones y cómo se sueltan en otros comentarios de coletillas y no comparto: tenemos lo que nos merecemos y así nos va.

Yo por mi parte no creo en la lucha violenta y en enfrentar el fuego con el fuego y la idea más ilusionante a la que me puedo agarrar es a la de promover la información de calidad e ir en contra de Cánones a material de difusión como cd/dvd/libro, desenseñanzas, desinformaciones y fanatismos de todos los colores y sobre todo a promover el espíritu crítico para que algún día el número de personas con las pelotas hinchadas y con decisión de organización aumente de tal modo que llevemos a la práctica el verdadero reto que llevamos largo tiempo aplazando; ser dueños de nuestras vidas y deshacer el tinglado prosaqueador y sumisionante que impera.

No me quiero quedar con las ganas de decir que yo no tengo lo que me merezco porque yo no pedí nacer en un bombardeo continuo de consumismo y elitismo del que sentirme esclavo y autoculparme por aceptar las normas que me hacen ser partícipe, yo no decido dónde se fabrica y con qué condiciones está el trabajador, yo no tengo voz ni voto en el comercio a gran escala ni se autoregula el mercado a mi favor por comprar lo menos caro. Yo no quiero que así nos siga yendo y trato de pensar en soluciones. Podríamos agrandar el movimiento hacktivista que ya existe a nivel mundial y dedicarnos no ya a boicotear a multinacionales a pequeña escala como parece ser se hace ahora, sino boicotear y poner en entre dicho el modelo impuesto a gran escala, como una gran organización horizontal.

¿Te parece que soy estúpido o que nada de ésto tiene sentido? ¿Tú que propones? ¿Seguir como hasta ahora?. Tenemos los medios para hacer ruido y pensando un poco daríamos con las ideas para comenzar, podríamos dedicarnos a hacer y grabar los actos de hacktivismo "pro-justicia social" y publicarlos en inet, hacer "reclutaciones", y crear un panfleto que comente qué nos mueve a reaccionar de éste modo.

Mira, éstos son mis pensamientos y así os los cuento a todos, tanto a los que no me den la razón como a los que me la den en parte o completa. Yo no sé vosotros, pero del cansancio de panorama inmutable actual y la desmovilización profanatismo que es la "afición" a beberse las propias penas con la mierda que a uno más le guste de las ofertadas y así anestesiarse, sólo siento ganas de revelarme, sin violencia, pero revelarme.

Ahora voy a empezar yendo a participar en el hacktivismo de mi ciudad y tratar de promover ésta otra clase de hacktivismo un tanto menos relacionado con el mundo del software libre únicamente y más con la filosofía de vida de la desovediencia civil.


Una vez más creo saber qué quiero hacer con mi vida; espero descubrirme con una sonrisa en la cara y la alegría de vivir que las miserias que nos rodean y forman parte de nuestras vidas me roban. Me he afeitado, duchado, vestido, he salido a la calle a renovar el libro que saqué de la biblioteca: "La escuela de la ignoráncia", de Jean Claude Michéa, he alquilado dos películas en un videoclub alternativo que se llaman Soy curiosa - amarillo y Soy curiosa - azul, de las que ya había leido en internet y me llamaron la atención y he ido escuchando algo de rock ruso de un grupo llamado СЛОТ o Slot en inglés (Colgaré en goear cuando funcione, el album que me ha gustado de ellos). Éste jueves iré a dónde se reunen quienes llevan el movimiento hacktivista en Sevilla y a devolver las películas.

Un saludo a los lectores de éste escasamente actualizado, de minorías y rincón de la blogocosa que es la Rana y la Mosca. :*

No hay comentarios:

Publicar un comentario