Mirada al pasado y al futuro. How to' romper con El Ciclo

Para aquellas personas que sueñan también por las noches, os dejo una canción que tiene historia:



Porque nos crían los medios, que luego no digan que faltan valores o referentes con ideales, dejasteis que se capitalizara la vida, vosotros que vivisteis la etapa hippie, convertisteis generalmente vuestros principios en pan dado por el currelo desasociado de valores ningunos, en lugar de encauzar vuestra vida hacia vuestros ideales y ganárosla organizándoos localmente la obtención de recursos colaborativamente, sin depender de las empresas que os transformaron en drogadictos de la moneda que esclaviza el intercambio de valores y desprovieron de organizaciones horizontales de nuestros recursos dándooslo todo masticado y teniéndoos ocupados mientras dejabais a las crías a manos de la niñera mediática.

Tenemos que "trabajarnos nuestra tierra" horizontalmente, mientras no sea así continuaremos en niveles de esclavitud neoliberales, sabemos que no es la antigua esclavitud pero sigue siendo esclavitud y no brusca físicamente a corto plazo pero igualmente nefasta si cabe al descerebrar masivamente y precarizar nuestras vidas.

Es ilustrativo como he escuchado en boca de personas que vivieron etapas revolucionarias de este territorio la masiva respuesta que los jóvenes tuvieron en aquellas y cómo ahora estamos sedados y con el objetivo del "ahora" y disfrute basado en el ocio por el ocio, arte por el arte, descubrimiento por el descubrimiento.

Planteo una cuestión, anteriormente en esa época vivían enfrentados a una
(general) realidad salvaje física y mental contra la que chocaban frontalmente, partían de vidas más cercanas entre ellos, no explosionó aún el sometimiento a los medios e ideales que se implantarían desde ellos mientras se preocupaban por "ganarse la vida" tras la euforia del momento, que quedó en desahogo, en un polvo, no en el enamoramiento que necesitábamos. Ahora, se nos plantea de nuevo la lucha, porque está claro que el ogro sigue existiendo y volvería, a intentar jodernos, pero esta vez con más arte, con palabras melosas, con sigilo y envenenándonos el oído, haciendo cual maruja que nos critica a todos los que nos rodean y a la que seguimos fielmente.

Pues bien, una masa deshumanizada y embrutecida llegada la mordedura del depredador que lo ha estado saboreando y reblandeciendole la carne mientras jodía pero no mataba, ¿no respondería, dejándose matar, o al final en la agonía saltaría salvaje contra todo, contra todos, contra si misma, hasta que a la fiera la volviera a "salvar" y continuara chupándole la sangre el mismo ogro, que no acabase con su vida, que la encerrara para alimentarse cuando lo necesitase o la siguiese amaestrando para que se ofreciese como alimento, como producto "en su línea" y sellado que pasa los controles de sanidad, que se gana "un premio" cual perrito, que se gana el premio de la vida, que ha sobrevivido a la fiereza de un mal impersonal o en todo caso de cabezas de turco?.

Quedará una esperanza, de ser la misma la respuesta que la pregunta, (escasa generalidad) los inconformistas, la unidad de esa pequeña parte de la bestia, que jugando como subconsciente de la misma debe desempeñar su papel de conciencia, y sabiendo lo que se hace, calculando poco a poco, consiguiendo organización milimétricamente sistematizada, alumbrando allá donde el ogro deja ver sus meteduras de pata y trabajando en la retaguardia para arducir el plan de planes, el antídoto, porque se lleva otro estilo de lucha y el trabajo no debe estar fijado en una revolución cual explosiva
deflagración inútil, sino en La Revolución Silenciosa que necesita esta "Guerra tranquila de armas silenciosas", de otro modo estaremos condenados a repetir el ciclo de la bestia en las fauces y el subconsciente rebelde amortajado, esta revuelta como la buena comida tiene que tomar su tiempo en preparación para fraguarse y tomar cuerpo, para degustarla, para enamorar.

Antes con brusca muestra de fuerza del opresor se revolvía la humanidad cual rana en agua rápidamente incrementada de temperatura, excitada.
Ahora, con paulatina muestra de fuerza del opresor NO se revolvería la humanidad cual rana en agua léntamente incrementada de temperatura, aletargada.

Alguno podría pensar que debiera estar el camino en excitar a la bestia adormilada que se deja cocinar, pero así no dejará de ser bestia y escapará del juego del "piyapiya" para volver a refugiarse con la bestia, hay que ir despertando lentamente la conciencia adormilada, dar hostias (promoviendo pensamiento crítico colectivo) lógicas al ogro que provoquen risa llena de sentido a la rana, hostias morales al ogro, dar hostias ideológicas al ogro, dar hostias a donde más le duele al ogro, el encerebramiento de la bestia dándole la risa que la hace pensar, esa con la que no trabaja el actual modelo, haciendo hincapié en dicha diferencia, y no ofreciendo escusas a su fiereza fácilmente provocable y domesticable por el ogro, porque los ideales cuando entran bajo la piel dan razones para agarrarse a un clavo ardiendo y perduran a la existencia corpórea, con agua se apagan los fuegos y no reduciendo el oxígeno que también se nos lleva a nosotros.

La conciencia tiene que conseguir amistar a la bestia con esta y absorber al ogro como actualmente el ogro lo hace con la bestia (modelo capitalista absorbe los movimientos en contra), pero esta vez jugando en nuestro terreno y teniendo la bestia conciencia de si misma y su necesaria perpetuada auto-enseñanza del auto-reconocimiento de la fuerza mental que esta debe adquirir colectívamente, no solo de la fuerza bruta que posee.

Es hora de buscar cubrir la supervivencia con creces y vivir sin tener que pedir permiso, ya
no de únicamente sobrevivir, de "ganarse la vida", de huir del ogro, va siendo hora de afrontar nuestros miedos, nuestra Independencia, desligarnos de ellos nuestros señores del miedo y proveerles lo necesario para reabsorberlos.
Crear la alternativa primeramente de supervivencia colectiva, empezando por lo ya existente en esta línea, potenciándolo, basándonos en el modelo que la conciencia nos dicta, para tener algo más a lo que agarrarse que permita hacer de esta una lucha continuada e inagotable, algo real, tangible y reforzante.

Mi mirada ahora está fija en el Hacktivismo y la creación de esta La Revolución Silenciosa, quien esté dispuesto, soy todo oídos y palabras que muestran rutas muy pensadas y realizables ya, no utopías, quien se sienta agorero puede ahorrarse su traición para otros, este que escribe cree en los hechos y los hechos hablan por sí solos.

Ya no más un alma perdida, ya no más un idealista de la lógica desde la ilógica, ahora acometiendo los más hondos suspiros y enfrentándolos a la razón de la existencia, la que dirige mi mirada y alimenta mi redescubierta constancia. Ahora sí estoy donde quiero; empecé solo, camino con pocos, perseguimos mismo objetivo y aún no consiguiendo en una vida el objetivo, tengo la fuerza suficiente como para gastarla en perseguirlo, eso vale más la pena que ahogarse en la pena de las miserias y así seré feliz, en mi sala de espera de la felicidad.

Un beso a quienes soñáis también por las noches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario