Un suspiro que nadie oye sigue siendo un suspiro


Probablemente la típica gran mujer a la que un típico gran hombre aspiraría a conquistar para toda la vida.

Uno ansía aquel amor en el que el otro no gane nada por estar contigo, de esos que rara vez se escapan de los sueños, hallarlo aquí quizá sea un espejismo. Aunque bien es cierto que grandes vivencias requieren grandes compromisos.

Tan grandes, y tan pequeños, así nos sentimos todos ante el amor sincero. Tan llenas y tan vacías son las palabras de todo corazón solitario.

Quedará aquí esta frase, otra más para el olvido, como cualquiera rápidamente leída e insustancial de una página del libro que es nuestra vida.

Hágase el silencio de mi mente en el ruido del gentío.






Nota: Si, me ha dado fuerte el verano, xD ¿que pasa?.