Flor de Loto


Cosquilléame la vida,
ahora que aún estoy despierto,
pues mañana será tarde
y el pasado ya es incierto.

Las lagunas de mis sueños
se desbordan en tu mente,
y ahora dos y dos son siete,
ahora no consigo serte...

otra cosa que un liante,
un señuelo de romance,
cosa tan bonita y pura
ya es añeja y agobiante.

No estoy hecho para el tiempo,
no me encontrarás con nadie,
ya es de sobra conocido
que rebeldes son mis aires.

Pero esta jarra fría,
una vez estuvo llena,
de sonrisas, de caricias,
de te quieros y azucenas.

Mi locura ya no imita
la sonrisa del diablo,
ya es amiga de la ira
y se esconde entre mis manos.

No me pidas que te ame,
he olvidado como hacerlo,
siento tanto fuego eterno
atado en desasosiego.

Y discurren por mis ojos,
estos tiempos de incoherencia,
y deshielo la torpeza
que de infancia estaba hecha,

pues la risa de este niño
sigue ahogada en miseria.
Hierro y sangre son aromas
que desprende mi carencia.

¿Dónde irá la oscuridad, cuando mis ojos no la ven?
¿Dónde habrá un cielo azul que ahora cubra mi ser?

Me gusta saborear tu piel, aunque mis labios estén rotos.
Se marchita de nuevo en mi todo aquello que hiciste renacer.
Dices que estoy bien y el sentido de esto es otro.Aún le queda ver renacer a este pecho una nueva flor de loto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario